Uruguay es el tercer país en el mundo en ofrecer tecnología 5G

Uruguay es el tercer país en el mundo en ofrecer tecnología 5G

Esta semana Antel anunció que comenzó a funcionar en Uruguay la tecnología de telefonía móvil 5G, lo que convierte a Uruguay en el primer país de Latinoamérica en poner en marcha dicha tecnología y el tercero en el mundo, incluso por unos días: el 3 de abril Estados Unidos inauguró la primera red 5G en Chicago y Mineápolis, y el 4 de abril lo hizo Corea del Sur en todo su territorio.

En Uruguay la red 5G ya está funcionando en La Barra de Maldonado y en Nueva Palmira, Colonia, y paulatinamente se irá extendiendo a todo el país. El presidente de Antel, Andrés Tolosa, comentó a la diaria que con Nokia, la empresa que instaló la red, se venía trabajando para lanzar el producto “a fines del año pasado, y veníamos haciendo pruebas pero no se cumplía con el estándar”. El presidente de Antel aseguró que la puesta en marcha de la red 5G “es un hito para Uruguay, así como fuimos los primeros en Latinoamérica en instalar la 4G”, mientras que el ministro de Industria, Energía y Minería, Guillermo Moncecchi, mencionó que este paso significa “la continuidad del camino de liderazgo” iniciado por la empresa con la fibra óptica, las redes de celulares y el cable submarino.

La nueva tecnología permitirá mejorar la velocidad de internet en los teléfonos celulares (aumenta unas diez veces y se podrá navegar a velocidades mayores a 1 gigabyte por segundo, mientras que actualmente la red 4G de Antel permite una velocidad de 100 megabytes por segundo y la 4.5G, de 500 Mbps).

Pero además de significar un salto cuantitativo en materia de velocidad y calidad de acceso para los teléfonos celulares, la nueva tecnología permitirá un salto cualitativo, ya que habilita nuevas oportunidades. Una de las claves es que aumenta significativamente la cantidad de dispositivos que pueden estar simultáneamente conectados a la red: permite tener hasta un millón de dispositivos por km2 conectados al mismo tiempo, lo que favorece el desarrollo de aplicaciones para el internet de las cosas (la conexión a internet de diversos objetos, como electrodomésticos) y otros usos, como autos autónomos, robots o drones. “Esto permite masificar el internet de las cosas. Cuando tenés que tener muchas cosas conectadas en las casas, en las calles o en los autos, uno precisa que la red brinde esa posibilidad, y la red actual no lo permite”, explicó Tolosa. También se refirió a las aplicaciones de uso industrial o empresarial que puedan utilizar autos autónomos, que con esta tecnología pueden estar conectados entre sí. “Cuando eso esté funcionando tiene que haber cobertura 5G”, afirmó.

Otra mejora que introduce la nueva tecnología es que disminuye entre tres y cuatro veces la latencia de la red: la respuesta ante una orden pasa a ser prácticamente inmediata. “Esto es clave para aplicaciones en la medicina; la respuesta es tan inmediata que permite que alguien esté operando remotamente y no tenga problemas de sincronización con el movimiento”, mencionó Tolosa, que añadió que esto también cambia significativamente las experiencias de realidad virtual.

En Uruguay, en una primera instancia, la red 5G se ofrecerá para cubrir “necesidades de clientes en forma complementaria a la red de fibra óptica: dar servicios inalámbricos en forma fija, en zonas donde las redes de banda ancha no llegan. A su vez, cuando empiecen a aparecer los teléfonos móviles vamos a abrir de a poco ese servicio”, explicó el presidente de Antel. Por el momento, en el país no se comercializan teléfonos celulares que puedan utilizar la red 5G, pero Tolosa estimó que en aproximadamente un mes comenzarán a llegar los equipos, que se incluirán en los planes comerciales de la empresa. Si bien hubo varios anuncios de las marcas, hasta ahora sólo un fabricante lanzó un celular que soporta 5G en la frecuencia que tiene Uruguay, y es Motorola, que presentó en Estados Unidos “moto 5G” a fines de febrero.

Tolosa advirtió que la generalización de una nueva tecnología “lleva años”, y ejemplificó con lo que pasó con la 4G, que se instaló en 2011, se empezó a masificar en 2014 con la transmisión del Mundial de fútbol de Brasil por Vera y actualmente “70% de nuestros servicios móviles son 4G, incluso hay algunos GSM”.

El presidente de Antel informó que en telefonía celular la empresa invierte anualmente 20 millones de dólares, y la inversión para la instalación de 5G implicó “menos de 10% del total”, pero aseguró que “año a año ese porcentaje va a ir incrementándose”, ya que las tecnologías anteriores están prácticamente cubiertas en todo el país.